Retrato del hombre detrás de Semana

semana122

Afortunadamente a Felipe López Caballero le dio pereza hacer una fiesta, como siempre había hecho, para celebrar los 30 años de la revista Semana. Así nació este libro-entrevista del fundador y dueño de la influyente publicación, editado por Planeta y que llega hoy a las librerías: disertando sobre la mejor manera de conmemorar el aniversario. Fue en una conversación telefónica con Juan Carlos Iragorri, corresponsal de la revista en Washington y director de la Maestría en Periodismo de la Universidad del Rosario.

 

En 30 años hay alrededor de 1.560 semanas. Es decir, aproximadamente han sido 1.560 ediciones de análisis de la actualidad. Un borrador monumental de la historia colombiana, diría Philip Graham, director de The Washington Post.

 

Así que había mucho para contar en un libro. Se trata de una colección de opiniones de uno de los observadores más rigurosos del acontecer noticioso del país en las últimas tres décadas. Si bien su visión queda plasmada en los reportajes de sus revistas, aquí se puede entrar directamente en contacto con las ideas del hombre detrás de Semana. A través de una conversación natural, plagada de consideraciones francas y detalles exclusivos de los principales episodios de la historia colombiana y sus protagonistas.

 

Se puede decir que Felipe López guarda una cara relativamente inexplorada de Colombia en su cabeza, y que Iragorri es la linterna que nos guía a través de sus recuerdos y anécdotas. Así se mantiene la atención a lo largo de las más de 200 páginas. Siempre hay algo nuevo, otro dato que ayude a esclarecer lo sucedido en determinado momento histórico, y da luces sobre el rumbo de la revista. Es el fruto de más de 25 reuniones de trabajo entre los dos, y entrevistas con familiares y colaboradores.

 

 

 

No hay temas vedados

 

En el libro ‘Felipe López. El hombre detrás de revista Semana’. él hace un recorrido por los principales temas que confeccionan la realidad colombiana, las relaciones entre periodismo, sociedad y poder. Y a partir de allí, convierte su entrevista en un comentario sobre la llamada clase dirigente. Disecciona las redes de apellidos y relaciones, así como el origen de la fortuna de su familia, y cómo supuestamente la ruina los metió a la política.

 

El libro parte de los terrenos de la privacidad. López narra cómo vendía revistas puerta a puerta en Alemania, las técnicas que empleaba para usar la lástima a su favor, expone una carta que le envió a su madre, y cómo trabajó de mesero en Londres. También enumera los libros que han impactado su vida. Como ‘El pájaro espino’ de Collen McCullough, y ‘La corte del zar rojo’ de Simon Sebag Montefiore. Este último, la historia de cómo Stalin eliminó a todos sus ministros, que también eran sus amigos de toda la vida.

 

Devela, además, su orientación política. Se define como de centro derecha, porque “para mí la gente de izquierda vive en función de cómo debería ser el mundo, y la de derecha de cómo es el mundo en la realidad. Me identifico más con las imperfecciones del mundo real que con la ilusión de un mundo perfecto”.

 

Cuenta también cómo acabó viviendo en México, porque quemaron la casa de su abuelo, Alfonso López Pumarejo. Y cómo lo secuestraron allá, siendo un niño de 8 años seducido por un helado. Así, esta es la oportunidad de acercarnos a la textura humana detrás de las páginas de esa revista, considerada la mejor de Latinoamérica según The Economist y The Washington Post.

 

 

 

El plato fuerte

 

La historia personal forjó a Felipe López, pero es la visión que plasma en su revista, la función que cumple, su determinación crítica frente a los poderosos y su rigor investigativo, lo que más interés despierta. Quizá lo mejor del libro está en el segundo capítulo, que aborda esa faceta: sus implacables opiniones sobre política.

 

El dueño de Semana prefiere evitar los micrófonos, pero es claro que su aparato periodístico ha estado detrás de la revelación de los peores episodios de corrupción.

 

Así, el calibre de sus declaraciones sobre los principales actores del país político, y su criterio sobre temas cruciales, son una sacudida a la opinión pública.

 

Aquí una muestra de algunas opiniones duras sobre los más recientes, la duplaUribe-Santos. Pero con ese mismo tono directo y libre de eufemismos analiza a los presidentes y funcionarios públicos previos:

 

  • Cree que las Farc están verdaderamente interesadas en que el proceso de paz resulte. Puesto que “Santos no se habría embarcado en el proceso si no hubiera calibrado la seriedad de las Farc y los parámetros de un acuerdo aceptable”. Cree muy probable que haya firma y desmovilización, y que la intransigencia verbal de las Farc es un elemento de negociación.
  • Sobre la posible eventual participación política de los guerrilleros, dice: “Es que es exclusivamente para eso que se hace el proceso de paz, para que la gente que antes echaba bala haga política”.
  • Se considera santista crítico. Cuestiona la creación de tantas altas consejerías, pero describe al presidente como un buen gerente. Aunque dice que “el cuento de que este es un gobierno más de anuncios que de ejecución es una realidad. Pero no sé a qué se le puede atribuir. Tal vez por lo que dije, que este es un gobierno obsesionado con el manejo de imagen”.
  • Cree que los libros de historia tratarán mejor a Santos, pero le gustaron los 8 años de Uribe. Sobre el escándalo de las chuzadas, revelado por Semana, afirma que “son una cosa muy grave, pero no creo que hayan sido nada nuevo en el mundo de los servicios de inteligencia. La novedad no fue que se hicieran, sino que se descubrieran y se delataran. En Colombia a todos nos graban desde hace mucho tiempo y eso de conocimiento público”.
  • Que Santos no siguiera la guerra de Uribe fue una “incoherencia que en mi opinión le ha convenido al país”. En otra respuesta, añade que “Santos había ido considerado toda la vida de derecha y acabó siendo de izquierda, lo eligieron para continuar la guerra y decidió hacer la paz”.
  • Por más que admire a Uribe, cree que se ha medio enloquecido dos veces. “La primera, por cuenta de la adoración nacional que lo llevó a buscar un terecer periodo que no tenía ni pies ni cabeza. Y la segunda, después de dejar el poder, por cuenta de lo que él considera la ingratitud del país. Uribe se retiró de la Presidencia como el segundo Bolívar y al poco tiempo empezó a se tratado de paramilitar, corrupto, chuzador, megalómano y demás. Eso debe haber sido muy duro”.

Ese estilo sobrecargado de franqueza lo mantiene al referirse a periodistas y columnistas con nombre propio. Como al decir que a Pacho Santos no lo tomaban en serio ni en su familia, ya que era “como la mascota en medio de parientes estrellas”. Aunque, al final, aclara que fue uno de los mejores vicepresidentes que hemos tenido.

 

La entrevista de Iragorri es complementada con imágenes tipo álbum familiar. Fotos al lado de Fidel Castro y Gabriel García Márquez, o dando su único discurso en plaza pública. Y caricaturas, como una de Vladdo en la que López reflexiona: “Mucha gracia la mía llegar adonde he llegado… después de haber nacido con todo en la vida”.

 

En efecto, nació en medio del poder, y terminó convertido en un abanderado del contrapoder por excelencia, el periodismo. Por eso, en la entrevista también analiza el estado de las cosas en este oficio, y lo que están haciendo los medios de comunicación tradicionales. Por ejemplo, está convencido de que todos acabarán cobrando sus contenidos en Internet, porque de lo contrario no habrá presupuestos para hacer buen periodismo. Así que lea esto gratis, ahora que puede.

Iván Bernal Marín

(Publicado originalmente el 22 de diciembre de 2012 en el diario La República)

Anuncios

Acerca de Iván Bernal Marín

Editor y periodista con estudios en filosofía. “La libertad del cronista permite contar mejor la verdad”, EMcC.
Esta entrada fue publicada en Comentarios, La República, Letras, Periodismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s